Ágora

Imprimir

“El dolor paraguayo”, renovado: Guaraní

. Publicado en Ágora

2barrett1

Por Rafael Barrett.  Para algunos, el guaraní es la rémora. Se le atribuye el entorpecimiento del mecanismo intelectual y la dificultad que parece sentir la masa en adaptarse a los métodos de labor europeos. El argumento comúnmente presentado es que, correspondiendo a cada lengua una mentalidad que por decirlo así en ella se define y retrata y siendo el guaraní radicalmente distinto del castellano y demás idiomas arios, no sólo en el léxico, lo que no sería de tan grave importancia, sino en la construcción misma de las palabras y de las oraciones, ha de encontrar por esta causa, en el Paraguay, serios obstáculos la obra de la civilización. El remedio se deduce obvio: matar el guaraní. Atacando el habla se espera modificar la inteligencia. Enseñando una gramática europea al pueblo se espera europeizarlo.

Imprimir

Contra la totalidad

. Publicado en Ágora

2moises1

Por Juan Carlos Moisés

Hay una idea consabida: que la literatura que se escribe en la Patagonia tiene rasgos distintivos. No como valor sino como característica. El título, CONTRA LA TOTALIDAD, se me ocurrió a partir de una cita de Juan José Saer, que cita a Sartre, cuando dice: “La totalidad no puede ser más que imaginaria”. Agrega Saer: “La ilusión de dominar, sobrehumanamente, la totalidad, es la más infundada de las certidumbres”.

Imprimir

La esfinge indiana

. Publicado en Ágora

selknam1Por Guillermo David*

La tragedia argentina admite una de sus dimensiones no menores en la invisibilización de la cuestión indígena, con el desconocimiento radical de la diferencia étnica que esto supone, ejecutada precisamente por aquellas fuerzas que se postulaban como los agentes históricos de la redención colectiva.

Imprimir

Ni centro ni periferia

. Publicado en Ágora

1centroperiferia3

La escritura orejana y el espacio de los escritores patagónicos

 Por Ramón Minieri

Queridas amigas y amigos:

Ante todo, un abrazo fraternal para las escritoras y los escritores pampeanos que nos invitan y nos reciben, con la cordialidad que siempre brinda este pueblo. Y la felicitación a los que integran la APE, por nada menos que un cuarto de siglo de existir, de porfiar, de convocar, de publicar... Veinticinco años centrados en la tarea de la escritura, y en el compromiso con el común.

Pensar, escribir, pronunciarse claramente ante todos y por todos... La trayectoria de Osvaldo Bayer, a quien felizmente tenemos presente y saludamos con admiración, corre por el mismo cauce que la de la APE, y con la misma fidelidad indeficiente a los valores humanos y sociales fundamentales.