Brolis

Imprimir

Una insólita poesía de la felicidad

. Publicado en Brolis

tapaCeci1

Cecilia Fresco logra en estos poemas hincar el trabajo de escritura en lo mínimo; la palabra ligada a la contemplación, a la mirada que desafía con quietud épocas veloces y voraces. Al mismo tiempo logra transcurrir poema a poema con la fluidez de quien habla suavemente, que propone con amor rebelarse ante lo determinado.

Imprimir

Todos los mundos de un poeta

. Publicado en Brolis

spindolaEsta primera antología personal de Jorge Spíndola, agotadas las ediciones de sus libros publicados hasta hoy, nos da la oportunidad de conocer -o recuperar, según los casos- una de las voces más potentes y genuinas de la Patagonia, nacida y criada del lado argentino pero difundida y apreciada desde hace un par de décadas también en la parte chilena.
De Comodoro Rivadavia (1961) y con muchos años viviendo en Trelew, desde hace algún tiempo Spíndola se estableció en Valdivia, Chile, donde hace su doctorado en Ciencias Humanas, luego de haber cursado la carrera de Letras en el Chubut.
Todavía adolescente, sus primeros poemas circularon en plaquetas o simples fotocopias a fines de los '70 en los encuentros de escritores de Puerto Madryn, donde en 1994 tuvo su consagración al obtener el primer premio del concurso de Poesía por Matame si no te sirvo, que se constituyó en su libro inicial, a cargo de la editorial Último Reino.
Esos años llevaron a Spíndola varias veces a Chile, sobre todo con su participación para crear los Encuentros chileno-argentinos de Culturas del Sur del Mundo. Y así llegaron los siguientes libros: Calles laterales (Sur del Mundo Ediciones, 2002) y Jerez volcado (el suri porfiado, 2008).
En el prólogo, la poeta Liliana Campazzo afirma que la de Jorge Spíndola “es una poética que urge, un mundo en vilo en los poemas, un poeta que vive en estado de vigilia, lúcida y propia, entramada en un tejido social al que accede con una naturalidad tan estrecha que es imposible no saberse entre la gente.”
Por su parte, el poeta chileno Clemente Riedemann consigna en SURALIDAD, antropología poética del sur de Chile, que el verso de Spíndola, “bien respirado, circula lo mismo por las asombrosas carreteras patagónicas que por los vericuetos de los espacios domésticos.” El suyo, agrega, es un “blues de la fugacidad, una metafísica de lo efímero, la sustancia de este tiempo, por cierto, también maravilloso, porque segrega poesía, esas 'palabras que están detrás de las palabras' y que Spíndola ubica en sus poemas con destreza, para que se noten sin leerse, creando una atmósfera que parece siempre a punto de diluirse.”
No podemos cerrar estas líneas sin reproducir alguno de los poemas de esta antología. Y qué mejor que hacerlo con el texto que da título al libro:
“la luna desplegada en los pliegues de esos charcos// la luna ondulada en las ondulaciones de mi calle// luna blanca de los pobres/ alumbrando el tacho de mi agua// luna tumbada temblando/ en el tambor de agua de doscientos// vos saltabas en los charcos plateados salpicabas/ espejos en la cara de la noche// en la canilla pública andaba un perro lamiendo luna”.

Perro lamiendo luna, de Jorge Spíndola (Ediciones del Jinete Insomne, 2013, 206 págs.)

Imprimir

Censuras y secretos en la historia

. Publicado en Brolis

minieritapa700

Uno de los escritores más prolíficos de nuestro país vive en Río Colorado, Río Negro. Su nombre, Ramón Minieri, va ganando espacios en la literatura argentina y en el afecto de amigos y lectores por la coherencia y constancia de sus virtudes como profesional y por sus calidades personales.