Imprimir

Por qué

Nombrar las cosas es darles existencia, dotarlas de sentido. A veces, raramente, los nombres aparecen antes y uno les busca una aplicación, algo a qué atribuirlos según lo que cree evocan o sugieren.

La mojarra desnuda es un pequeño pez en peligro de extinción cuyo único hábitat en todo el mundo es las nacientes del arroyo Valcheta, en plena meseta de Somuncura, en la provincia de Río Negro, Argentina. Descubierta a comienzos de siglo XX y denominada científicamente como Gymnocharacinus bergii, solo existen unos pocos miles de ejemplares que no poseen capacidad de adaptación a otros lugares.

Hasta su estado juvenil, cuando mide a lo sumo 4 centímetros, su cuerpo conserva algunas escamas, que pierde al llegar a la madurez, alcanzando hasta los 8 centímetros de largo. De allí el nombre popular, que alude a su transparencia y fragilidad.

Y si consideramos afortunado usarlo para esta publicación es porque también celebra un linaje de revistas culturales argentinas con nombres de animales, aquellas que fundó Abelardo Castillo (El Grillo de Papel, El Escarabajo de Oro y El Ornitorrinco) y también la mucho más reciente y de pura cepa patagónica, Peces del Desierto, de los queridos amigos Tani Mellado y Andy Maldonado, de Comodoro Rivadavia.


Editor responsable: Raúl O. Artola – Un proyecto de Tatami Letras y maieutiké servicios.

Comité Editorial: Ramón Minieri, Raúl O. Artola, Carlos Espinosa, Ignacio J. Artola, Gustavo M. Rodríguez y Juan Carlos Moisés.

Diseño: Yinyan Comunicación / El Camarote Ediciones

Compartir